Sé que el título parecerá raro, pero espero que lo entiendan en breve. Hoy tengo cuatro amigos que cumplen años, incluyendo a Luis Indriago,  y eso –tal como caí en cuenta cuando me lo recordó Facebook—no parece tan común. Por lo general uno, dos o máximo tres amigos cumplen años en el mismo día. De hecho, apenas tengo 480 amigos en Facebook, por lo que la ley de los promedios dice que debería tener dos o menos cumpleaños que recordar cada día. Pero ya sabemos que hay algunas estacionalidades que hace que mas gente nazca en ciertas épocas –por ejemplo nueve meses después de las vacaciones invernales.

Dejemos de lado ahora a mis amigos y centrémonos en Facebook, cuya funcionalidad de recordar los cumpleaños de los amigos y conocidos, es quizás una de sus más importantes virtudes.

De los 596 millones de usuarios que tiene Facebook al día de hoy, según la página socialbakers , en promedio correspondería que hayan poco más de 1.6 millones de personas cumpliendo años cada día. Si usted vende tarjetas de cumpleaños on-line, ya sabe donde tendría que venderlas…¿o no?

Esto también puede darnos idea de que tan planificados tienen que ser los cambios de Facebook. Sólo pensar en implementar el envío de un saludo de cumpleaños automático puede generar un tráfico de casi dos millones de correos al día, así que más vale ser cuidadoso.

Esos mercados virtuales son muchos más grandes que la mayoría de los países. Con la excepción de naciones como China e India, ningún país puede presumir de tener más personas que FaceBook. (ver poblaciones aquí ). De hecho Facebook sería el tercer país con mayor población en el mundo, mientras Twitter con sus 175 millones de usuarios estimados, sería el 7mo país más poblado. Sin duda se trata de mercados importantes.

Ya no sirve la excusa de que el acceso a Internet es sólo para unos pocos privilegiados. Aunque la población mundial es de alrededor de 6.8 mil millones de personas y poco menos del 30% están conectados (casi 2 mil millones) son tan grandes las posibilidades que ninguna empresa puede darse el lujo de obviar semejante cantidad de clientes potenciales. Así que bien vale la pena planificar como contactar a ese enorme mercado que existe allá afuera, sobre la fibra óptica, los cables de cobre y las ondas de radio.