Insisto en mostrar diferencias en la forma cómo la información se mueve a través de los medios tradicionales y los SocialMedia, al menos en Estados Unidos, que es de donde se pueden concocer datos. Una muestra es lo ocurrido en la semana entre el 7 y el 13 de marzo. Para el mismo periodo existen dos informes del Pew Research Center’s Project for Excellence in Journalism que deseo comparar. Uno sobre la cobertura que hicieron cadenas de TV y canales de cable, diarios, medios en línea y radio. Otro que muestra lo que sucede en los “New Media”, incluyéndose allí Twitter, YouTube y la práctica de blogging.

Durante esa semana los medios 1.0 en Estados Unidos dieron la mayor cobertura al tema de la inestabilidad en el Medio Oriente. El segundo tema fue de carácter doméstico, relativo al desempeño de la economía, y el tercero fue el desastre de Japón.

Pero no generalicemos. No fue uniforme el comportamiento en todos los medios. Para los periódicos y la radio el tema primordial fue el económico. Para las cadenas de televisión en cambio fue Japón, sin duda por el impacto de las imágenes del terremoto y posterior tsunami.

En Twitter, en cambio, el tema más relevante fue Japón, seguido por Libia y Justin Bieber (por haber recorrido el aeropuerto de Birmingham en patineta).

Los bloggers en Estados Unidos han hecho de la política su principal tema. Para ellos la carrera presidencial para el 2012 ya comenzó.

YouTube de alguna manera sigue la tendencia general, pero es más impredecible. En la categoría de Noticias y Política, el video más visto fue el de un futbolista colombiano que pateó un ave mascota del equipo contrario. Entre los cinco videos más vistos estuvieron también dos relacionados con Libia, uno con política doméstica y otro con un supuesto OVNI que habría sobrevolado Rusia.

De todo lo anterior quiero dejar una reflexión: Cuando analicen o planifiquen una estrategia de medios en Relaciones Públicas, no se dejen llevar por lo que ven en los medios 1.0. Los SocialMedia funcionan con otros códigos que es preciso comprender.