La salud siempre ha sido una actividad muy relacionada con lo social. Al enfermarnos muchas veces nos apartamos de la sociedad. Otras veces –cuando el quebranto de salud es leve—recibimos montones de advertencias y consejos. Y muchas veces acudimos a eso que se llama “la sabiduría popular” en busca de la cura de nuestros males, preguntando a amigos y conocidos si han experimentado algo parecido y como lo sobrellevaron.

Además en los últimos tiempos epidemias –o mejor dicho pandemias—como la de la gripe AH1N1 han llevado al extremo las redes sociales, mientras la gente rehúye el contacto físico con los demás por miedo al contagio y privilegia las formas de contacto no presenciales.

Era lógico que alguien se preguntara entonces como las redes sociales y la salud se relacionan. Y fue el “Pew Internet & American Life Project” el que se dio la tarea realizar una consulta al respecto. Si bien los encuestados estaban todos en los EEUU, el estudio permite descubrir tendencias que de seguro se replicaran en otros países, por más que los porcentajes puedan variar.

El estudio muestra que aunque Internet ha cambado la relación de las personas con la información, todavía los doctores, enfermeras y otros especialistas de salud son la primera opción al consultar un problema  de salud por los encuestados, pero también muestran que la consulta en línea, incluyendo los consejos de usuarios de social media, son una fuente importante de consulta.

Los datos del estudio son por demás interesantes, y aquí les muestro algunos que pueden interesarles. Para leer el estudio completo, les sugiero que apunten su navegador al estudio.

Un 74% de los adultos usan Internet en EEUU, según lo recopilado en el estudio, y de ellos el 80% reconocieron haber buscado en Internet información sobre unos 15 tópicos diferentes.  25% de los adultos han visto videos sobre salud en la Internet, 18% de los adultos han consultado por opiniones sobre sus tratamientos médicos, 18% de los usuarios –13% de los adultos–   han buscado en línea a personas que hayan manifestado las mismas preocupaciones de salud.

Pero las cosas no quedan allí. 15% de los usuarios consultan rankings sobre los sitios médicos,  23% de los usuarios de sitios sociales siguen las experiencias de salud “en línea” de sus amigos, y 15% reconoce haber obtenido consejos de salud en esos sitios.

Pero aún hay más. 27% de los usuarios supervisan sus datos de peso, salud y ejercicios en línea. 14% de los usuarios de redes sociales han “levantado” dinero en línea para causas de salud. Además un 9% de los usuarios de redes sociales han creado, o se han unido, a un grupo relacionado con asuntos de salud.

Como ven, la relación de los usuarios con los recursos en línea –y en especial con SocialMedia—es tan fuerte que permite imaginar soluciones más creativas y eficientes. Por ejemplo políticas de salud de estado pueden ser difundidas usando redes sociales de manera eficiente, descargando la presión sobre l sistema de salud, en caso de  preocupación por epidemias, por dar un ejemplo.