Por inclinación profesional los periodistas somos entusiastas usuarios de Twitter. Reconocemos su utilidad para mantenernos informados sobre la actualidad más reciente.

Los periodistas en particular tenemos claro que la utlidad informativa de Twitter es directamente proporcional a la precisión en la selección de los usuarios a quienes se debe seguir.

Ahora veamos desde la perspectiva contraria la relación entre el contenido informativo y la fuente. Es decir, desde el emisor que necesita difundir un mensaje, por ejemplo, el contenido de un press release.

En este caso la difusión estará sujeta a que la cuenta que difundirá el contenido informativo sea seguida por periodistas. Puede ser la cuenta de Twitter corporativa, la de su departamento de comunicaciones, o la de la agencia de Relaciones Públicas contratada a tal fin.

Pero, ¿cualquier periodista? Preferiblemente los que cumplan algunos criterios.

  1. De comprobada credibilidad
  2. Si es el caso, especializados en el tema (negocios, tecnología, salud, automotriz, por ejemplo)
  3. De regular y/o frecuente actividad en Twitter
  4. Deseable si mantiene su propio blog
  5. Preferiblemente que sea columnista, redactor o ancla en un medio 1.0

De modo que entre los distintos aspectos que entran en la ecuación del buen uso de Web 2.0 en Comunicaciones Corporativas, un elemento de suma importancia es tener a esos periodistas –llamémoslos, “clave”– entre sus seguidores.

Para lograrlo lo primero que debe hacer es seguirlos a ellos. Identifíquelos en los medios  1.0, a través de los blogs que escriben; o de los programas de radio o de TV que conducen. Síganlos y trate de interactuar con ellos haciendo RT de algunos de sus tweets, o comentando a través de menciones.

En algunos casos los periodistas hacen “follow back” a casi todos sus seguidores. Ese sería el mejor de los escenarios, pues le permitiría establecer contacto con los periodistas a través de Mensajes Directos.

Solamente como último recurso apele a escribirle un mensaje en el timeline público pidiéndole que lo siga o que le diga su cuenta de correo para poder enviarle un press release de su interés. De esta manera lo que está diciéndoles a todos sus seguidores, -periodistas o no- es que su gestión de Relaciones con la Prensa tiene fallas.

Pero como en todos los casos, sean de Relaciones Públicas o no, la mejor manera de ganar seguidores es distribuir contenido creíble, pertinente, interesante y de manera frecuente.

Ahora bien, la relación con la prensa se crea y se cultiva en el mundo real. La Web 2.0 es una herramienta. En Relaciones con la Prensa las agencias deben dejar de ver al periodista como un renglón en una base de datos. No se trata de pescar una dirección e-mail o un ID de Twitter en una lista. Debe conocer las motivaciones, intereses y estilos de cada uno de los periodistas.

Todos desean la mejor información, el dato oportuno y la llave para alcanzar la información o el personaje relevante. Son los mejores anzuelos para la pesca de periodistas.