En estos días vi en mi muro de Facebook un artículo recomendado por un amigo –disculpen pero no recuerdo quién—y me llamó la atención el nombre , así que le di un vistazo. El artículo daba claves sobre cómo reconocer que un autoproclamado experto en Social Media no era tal, y recomendaba salir huyendo del farsante en cuestión. Me pareció divertido (al final les dejo el enlace para que lo lean) pero me dejo una inquietud sembrada en la mente… ¿es más importante reconocer a un farsante o reconocer a un experto verdadero? Quizás para muchos la respuesta a una de las partes de la pregunta está en la otra, pero para mi esto no es cierto totalmente.

Partamos del principio de que hablamos –tal como lo hace el artículo—de uso de redes sociales en empresas. Las organizaciones, se den cuenta o no, quieren usar las redes para realizar mercadeo, construir marca o comunicarse con el público –en el mejor de los casos, escuchar a su público. Y éstas son actividades tradicionales de Mercadeo y comunicación, aunque se use un canal novedoso. Entonces lo primero que debe usted comprobar, si quiere identificar un experto, es que este sepa de mercadeo o de comunicación. Tan sencillo.

El pretendido experto deberá poder hablar con usted con términos de uso común en ambas profesiones. Deberá escribir correctamente –no hay destreza técnica que sustituya esta virtud—y manejar los principios básicos de la comunicación.

Así que un experto verdadero en Social Media, deberá –además de conocer las herramientas de twitter, facebook y varios “utilities” gratis—conocer de comunicaciones en casos de crisis, deberá ayudarlo a generar un manual de redes sociales, y sabrá muy bien donde insertar las redes sociales dentro de su plan de comunicación.

Importante es también que el experto sea capaz de enseñarle a la organización como realizar este trabajo por si sola, y no generar una dependencia de sus servicios que termine atentando contra la empresa. Los expertos asesoran, habilitan y ayudan a la planificación estratégica. Los que mandan tweets en su nombre son sólo agencias, trabajadores tercerizados, que generalmente no se involucran lo suficiente con la marca –es imposible pues deben atender varias marcas y generalmente están fuera del ámbito de trabajo de la organización.

Pero si quiere una regla más sobre cómo detectar un experto real, les dejo una que me enseño mi hija de 4 años, precisamente este fin de semana. Resulta que mientras veíamos la segunda parte de la cinta Sherlock Holmes, el brillante detective –interpretado por Downey Jr., queda atrapado en una bodega de vinos, mientras una horda de personas viene tras de ellos. Holmes comienza a pensar –en la película los análisis de Holmes transcurren en rápidas sucesiones de imágenes argumentadas verbalmente—y da con una salida secreta en plena bodega. Mi hija, de tan sólo cuatro años, al ver eso no pudo contenerse y exclamó” ¡Guao! ¡Es más listo que yo!”.  Así que al momento de evaluar a un experto en Social Media, sientelo con sus encargados de Mercadeo y Comunicación y vea si estos son capaces de decirle ” ¡Guao! ¡Es más listo que yo!”.

Ya con esto en mente, les recomiendo leer el artículo que dio pie a este post de nuestro blog.

http://socialwithit.com/social-media/how-to-recognize-a-real-social-media-expert/