Se ha hecho casi imprescindible que se hable de Reputación como un desiderátum dentro de toda estrategia de Socia Media. Todos, desde opinadores casuales a expertos y conferencistas, se refieren a la reputación en Redes Sociales como el Santo Grial de toda acción en nuevos medios.

Para lograrlo ofrecen fórmulas que incluyen los cinco aspectos cruciales para construir reputación en redes sociales, o el decálogo para ganar reputación en 30 días.

Pero, ¿cuál es la noción de “reputación en redes sociales” a la que se refieren? En general asimilan reputación con re-nombre, es decir, con el hecho de que la marca o producto se mencione repetidas veces en las conversaciones de las redes sociales.

Así como se incurre en el error de valorar a un influenciador solamente por el número de seguidores que tiene su identidad en Twitter o en Facebook, [ver post anterior de @aleon1969, primera parte de esta serie] esta manera de entender la reputación on line es simplificada de tal manera que se la asimila a la repetida “acción de anunciar algo a voces”, (“voceo”, según define el Diccionario de la Lengua Española) o al término en inglés “word of mouth” que traduce el recorrido boca a boca de un tema en un grupo social.

La noción de reputación es más que eso. La reputación está vinculada a:

1. Reconocimiento (Identidad/Notoriedad)

2. Valoración (Sentimiento)

3. Confianza (Credibilidad)

4. Compromiso (Vínculo)

Ahora bien, todo producto o marca construye su reputación en el mundo real, (de ladrillos y cemento” –bricks and mortar-), incluso un negocio on line como Amazon. Extenderla dentro de la Web 2.0 es un objetivo que debe plantearse dentro de una estrategia de comunicación de marketing. Intentarlo en sentido contrario, confiando en construir reputación solo a partir de una estrategia de Social Media es menos probable, por no decir riesgoso.

Así, las acciones de publicidad, promoción, distribución y relaciones públicas tradicionales, siguen siendo esenciales. Si se encuentra con alguien que le promete crear reputación on line solo con una estrategia de Redes Sociales, con el beneficio de ahorrarse su presupuesto de publicidad y promoción, desconfíe de él. Probablemente no sea más que un vendedor de pócimas mágicas.